Por un mundo con asesinos ilustrados

Tengo un peinado de la puta madre

Tenemos que estar de acuerdo en un punto: los asesinos seriales y los asesinos en masa suelen ser bastante gilipollas. Sí, sí, ya me pueden venir con la historia de que, psicologícamente hablando, muchos de estos individuos tenían un coeficiente intelectual elevado, que eran inteligentísimos, mentirosos compulsivos y manipuladores ¡bah!. Eso mismo son los políticos actuales (y los del pasado también) ¿no? y nadie duda de la imbecilidad de estos seres detestables. Podemos ser naturalmente inteligentes y al mismo tiempo ser unos completos idiotas; no son dos conceptos opuestos. Yo por ejemplo, funciono a la inversa: soy un subnormal profundo y la gente piensa que soy inteligente ¡ja!. Aunque les entiendo, eh, sencillamente soy genial, y no puedo evitar causar impresiones incorrectas.

Pero dejemos de hablar de magnificencias y volvamos al punto; toda esta gente: Ted Bundy, Jeffrey Dahmer, Ed Gein, fueron unos imbéciles. Y no hablo de que fueron tontos en el mismo sentido del ciudadano común actual (infraser) amante del reguetón, comprador obsesivo de Black Berrys o idiotizados consumidores de modas contemporáneas, ex- emos, lulús (si fuiste emo una vez, estás condenado por el resto de tu vida. La sombra de la estupidez te perseguirá siempre en todo lo que seas y todo lo que hagas. Fue tu puta elección), tukys o individuos de esa calaña (aunque la mayoría tenía pinta de ser fanáticos de Celine Dion o mariconadas así). Hablamos de que estos tipos tenían impulsos (no animales, los animales no hacen cosas de esas) llamemosles depravados y nunca supieron escoger sus presas…

Esta es la parte en la que los niños deben salir de la página y que algún conocido leerá, se asustará y querrá que vaya a un psicologo:

Estos tipos no supieron escoger a quienes matar. Es muy fácil escandalizarse por el asesinato de una viejita, un trabajador honrado o por el secuestro y destripamiento de un niño. A todos nos caen bien las viejitas, los trabajadores honrados y los niños (bueno, a mí no me gustan los niños pero tampoco quiero que mueran ¿luego quienes se van a montar en el poste para instalarme Intercable gratis? ¡la sociedad necesita adolescentes que quieran ganarse las lucas!). Hasta las putas son capaces de transmitir lástima (y enfermedades venéreas) cuando se meten con ellas. Si tienes ganas de matar gente ¡escoge bien, coño! mata dos pájaros de un solo tiro: satisface tus instintos asesinos y haz un bien común. Un servicio público.

Es cuestión de a quienes matas y en que momento los matas. Si alguien le hubiera caido a tiros a Maelo Ruiz cuando era un don nadie (un don nadie desconocido, digo) quienes nos tenemos que montar en busetas diariamente para movilizarnos o viajar a otras ciudades estaríamos, sin saberlo, agradecidos con dicho psicópata. No tendríamos que calarnos esa Salsa busetera que nos manda al mismísimo infierno en vida. Si le volaran la cabeza a Chávez, no tendríamos que esperar a que la quimioterapia fracase ni hacernos los moralistas dolidos “resandole a la birgen pa que el comandante c recupere :(“. El 90% de los opositores diría al unísono un grandísimo “¡NO JODA!” para luego preguntarse si al día siguiente será día laborable o habrá clases. Aquí se pone cualquier excusa con tal de dar el día libre, lo sabemos. No seamos hipócritas, la existencia de los demás nos interesa en la medida de que no nos caguen la vida. La muerte de aquellos que nos importan un pepino, u odiamos, es entretenimiento. La sección de “sucesos” en los periódicos siempre es la más leída y a todos nos encanta ir a ver una peliculita donde hayan bastante disparos, visceras, sangre, muertes, semen y mierdas de esas ¿verdad? no te sientas mal, no es tu culpa, simplemente eres un humano. La peor clase de virus sobre la faz de la tierra.

Así que, estimado lector, tú, que eres un psicópata en potencia… si vas a matar, escoge bien. No mates a John Lennon. Ve por el tukky de mierda que te ha robado 3 veces en un año, o el profesor que no te pasa la materia a menos que le des una etiqueta azul o una mamada, o tu vecino guardia nacional que hacía negocios pasándole armamento a los presos de la cárcel del rodeo. Hasta el testigo de Jehová que te despierta los domingos en la mañana, cuando aún tienes vómito en el cabello producto de la borrachera de la noche anterior es un buen prospecto. Te aseguro que gente así tendrá mucho menos dolientes que la viejita que vende empanadas en la plaza en la mañana. Y si te meten preso, ¡pues que coño! muy probablemente lo iban hacer de todas formas, al menos hiciste un servicio. Dejaste la sociedad mejor entrando a la cárcel, que cuando estabas libre por ahí en un trabajo de mierda manteniendo hijos malagradecidos que nunca llegarán a nada en la vida.

Desde aquí desde Abismo Cínico, yo, Diego Acosta, prometo solemnemente que si algún día me harto, y cojo una puta metralleta y organizo un ejército de cínicos frustrados igual que yo, y tumbo al gobierno y me pongo de regente y mero mero supremo papá de los helados crearé leyes que te beneficien. Algo así como una ley de Amnistia Selectiva para con los asesinos. Examinaremos tu caso, y si resulta que tu crimen fue estallar una jodida bomba en medio de un concierto de Chino y Nacho, despachando a 50 fanáticos y a Slash, no sólo te liberaré, sino que crearé una Universidad con tu nombre. ¿Sabes de las camisas esas con la cara del Che Guevara?…

Oh yeah.

Apportez ses tripes”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s